La Resurrección de Cristo, ¿mito o realidad?

La Resurrección de Cristo, ¿mito o realidad?

¿Es una realidad que Cristo resucitó, o es un mito que se inventaron los cristianos del primer siglo? ¿Podemos fiarnos de lo que la Biblia dice en cuanto a que “Cristo murió por nuestros pecados… y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”? (1ª Cor.15:3) Es muy importante tener clara la respuesta a esta pregunta, porque… “Si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también nuestra fe” ¡Somos los más desdichados de todos los hombres! Así pues, vamos a dar respuesta a esta pregunta mostrando 4 evidencias fundamentales.

1) La prueba de la tumba. Luc.24:1-3.
Lucas señala expresamente, que las mujeres que fueron al sepulcro, vieron que la piedra de la tumba estaba removida y el cuerpo de Jesús no estaba allí. ¿Qué es lo que había ocurrido? ¡Jesús había resucitado! ¡LA TUMBA ESTABA VACIA!

2) La prueba de los lienzos y el sudario.
La tumba estaba vacía, pero en su interior estaban todavía “los lienzos y el sudarios” con los que habían envuelto el cuerpo de Jesús. Ver Juan 20:3-8.
Juan (testigo presencial de los hechos), dice que él y Pedro al enterarse por Mª Magdalena que la tumba estaba vacía, salieron corriendo para comprobarlo. El primero que llegó fue Juan, y al llegar se “inclinó a mirar, y vio los lienzos puestos allí, pero no entró”. Pronto llegó Pedro que venía detrás de él, y, “entró en el sepulcro (y ahora viene un detalle muy importante), y vio los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte”. Entonces, Juan, que se había quedado a la puerta “entró también… al sepulcro; y vio y creyó” (Jn.20:4-8). ¿Qué creyó? Que Cristo había resucitado

3) Los testigos presenciales. Hech. 1:1-3
El Nuevo Testamento registra al menos 10 ocasiones en las que se mencionan testigos que vieron a Jesús después de su muerte. Esta es una de las mayores pruebas de la Resurrección de Cristo. Cuando uno observa la actitud de los discípulos durante la crucifixión de Jesús, ve a hombres acobardados, incrédulos y tristes, que huyen al ver que su Maestro es crucificado. Después de su resurrección, están decididos a arriesgar su vida por el Nombre de Jesús. ¿QUE ES LO QUE PRODUJO ESTE CAMBIO EN SUS VIDAS? ¿Cómo se puede explicar el valor de su fe?, ¿el poder con que hablan y obran?, ¿el gozo que llena sus vidas? Sólo hay una explicación: LA RESURRECCIÓN DE CRISTO.

 

DOS RESULTADOS DE LA RESURRECCION

1. La Justificación.

Rom.4:25, «El cual (Jesús) fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación”.

De los muchos beneficios que se derivan de la Resurrección de Cristo, LA JUSTIFICACIÓN, es la puerta de entrada al disfrute de todos ellos (Rom.5:1,2) ¿QUE SIGNIFICA LA JUSTIFICACIÓN? Justificación es un término que significa «ser declarado justo» «JUSTIFICAR» es pronunciar, aceptar y tratar como justo a alguien a quien no se le imputa el pecado. La justificación es el reconocimiento y la declaración de Dios de que el que está en Cristo ha sido declarado justo. Es el acto por el cual el Dios tres veces santo declara que el pecador que cree en Cristo, viene a ser justificado y aceptado delante de El, por cuanto Cristo llevó su pecado en la cruz, y fue «hecho justicia de Dios en Él» (2ªCor.5:21)

2. El señorio de Cristo.

Rom.14:9, “Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven”.

Nosotros no le hacemos “Señor”. Él es Señor, de vivos y muertos. (Filp.2:9-11) Si ya eres creyente, la pregunta es: ¿Es verdaderamente Cristo el Señor de tu vida? ¿Cómo va tu relación con Él? El cristianismo no es una religión; es una relación de amor con el Cristo resucitado. ¿Puedes decir realmente que Cristo es el Señor de tu vida?

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO, La Resurrección de Cristo